Como dar buena retroalimentación a tus colaboradores

Como dar retroalimentación

En los negocios casi todo el tiempo las personas reciben o dan una retroalimentación, por lo que es fundamental tener las bases para evitar generar un clima hostil entre los equipos de trabajo. Recuerda que generar un ambiente agradable entre los colaboradores siempre se va a notar en los resultados.

 

En este artículo mencionaremos algunos consejos para mejorar la dinámica al momento de dar una retroalimentación y lo que debes evitar para no llegar a una situación de conflicto con tus colaboradores.

Identifica el objetivo

Tener muy claros los objetivos por los cuales tienes que dar una retroalimentación te ayudará a tener una visión clara de hacia dónde enfocar tus observaciones, recuerda que la retroalimentación siempre tiene que ser útil. Comúnmente se da una retroalimentación con el fin de hacer saber al colaborador como es su desempeño con respecto a las expectativas y objetivos, también se puede utilizar para dar pautas que mejoren, mantengan o refuercen los aspectos profesionales y  de esta manera motivar al colaborador.

Retroalimenta positivamente

No todas las retroalimentaciones deben ser negativas, también enfócate en retroalimentar positivamente a los colaboradores cuando lo ameriten, ten en cuenta que  el trabajo de todos los colaboradores es de suma importancia para la empresa, por lo que es necesario dar retroalimentaciones positivas, reconociendo el valor de su trabajo y recalcando el impacto positivo que ha tenido dentro de la organización.

Prepara lo que dirás

Haz un borrador de los puntos que quieres mencionar, piensa en que necesita saber la otra persona para ayudarlo a mejorar, no se trata que digas todo lo que tienes en mente, sin importar que no sea relacionado al tema, elige únicamente los aspectos más relevantes para cumplir los objetivos que hayas identificado. Ten en cuenta que demasiada información será contraproducente y hará que no ponga atención en lo importante.

Elige el canal adecuado

Elegir el canal adecuado para una buena retroalimentación es mas importante de lo que crees, ya que muchas veces se realizan retroalimentaciones por medio de textos lo que no es buena opción, ya que una retroalimentación escrita es muchísimo más fría que una llamada o una reunión cara a cara, además de esto, el lector puede dar una interpretación distinta al mensaje que deseas transmitirle. Si el tema que quieres abordar es de suma importancia lo mejor es que agendes una cita con la otra persona (recomendamos máx. 30 min.) para tener esa conversación cara a cara y poder dar la mejor retroalimentación posible y recuerda, procura no dar una retroalimentación enfrente de otras personas, ya que el colaborador se sentirá humillado sin prestar debida atención al mensaje que intentas transmitir.

Concéntrate en los hechos

Cuando das una retroalimentación, lo debes hacer basada en los hechos y no en la personas, ya que en ocasiones puedes cometer el error de hacerlo basándote en lo que piensas o sientes por una persona, lo que afectará en la objetividad de la retroalimentación, sin embargo, si lo haces enfocado a los hechos todo lo que menciones aportará de manera significativa al colaborador,  ya que podrá estar acompañado de evidencia y argumentos firmes, lo que ocasionará que se cumpla el objetivo.

Evita generalizaciones.

Existen algunas palabras que debes de evitar a toda costa en una buena retroalimentación, como “siempre” o “nunca”. Por ejemplo, “Nunca haces…”, “siempre tienes…” y distintas generalidades que serán poco útiles. Usar este tipo de palabras hará que el colaborador se sienta frustrado y tome una actitud negativa, ya que interpretará que todo el tiempo que lleva laborando ha realizado las cosas mal. Puedes utilizar palabras menos agresivas como “algunas veces…”, “en ocasiones…”, etc. Estas palabras son mejor recibidas por el colaborador y tomará una mejor actitud ante la situación.

Valida el mensaje

Cada vez que des una retroalimentación, intenta validar que la otra persona ha entendido lo que has dicho, en caso que no haya entendido, resuelve sus dudas punto por punto, hasta que tenga claro el mensaje de la retroalimentación. En caso que no tenga dudas pide su opinión, esto hará que el colaborador se de cuenta que su opinión es importante para mejorar cualquier situación dentro de la empresa.

En AGSIT Consultoría podemos ayudarte a definir y medir los resultados de los objetivos de tu organización para que cada retroalimentación vaya alineada a los intereses de tu negocio.